Fe

4 mar
450px-Blessed_Ludovica_Albertoni_by_Gian_Lorenzo_Bernini_(detail)

Blessed Ludovica Albertoni by the Italian Baroque artist Gian Lorenzo Bernini.

Creo ciegamente en que esa felicidad que no he experimentado, me espera.
Creo en el amor que anda perdido y no me ha encontrado.
Espero la generosidad que no he recibido.
¿Es eso fe?
El cielo me espera.

La vida y esa otra

22 feb
Atala_au_tombeau,1808,Girodet_de_Roussy_-Trioson,_Louvre.

Atala en la tumba – 1808 -, de Girodet de Roussy-Trioson, Museo del Louvre, Paris.

Mi padre enfrenta la muerte sin querer y sin percibir su llegada.

El gran neurólogo prepara la suya, anunciada e inminente.

Alguien más nos recuerda la dulce despedida del escritor antes de ir a su encuentro voluntariamente.

Y yo pienso en la mía. ¿Cuál será mi caso?

No me angustia. Por primera vez experimento ese momento en el que no soy frágil ante ella.

Creo que es la madurez de un romance que tendrá buen fin.

Me entregaré a ella inevitablemente.

¡Seamos Felices!

31 dic

Primero la obviedad: Se acaba 2014.

Pero no este proceso que comenzó hace tanto años y al que hago cortes formales como el de hoy,

y otros más reales sin fechas predestinadas.

Un año agridulce. Lo agrío fue mucho y lo dulce no tanto, pero alcanzó.

El balance es prometedor porque nada acaba hoy.

Lo agrio no lo agradezco y no lo extraño.

No estoy de acuerdo con esa antesala del conformismo: “Por algo suceden las cosas”.

Mejor que no hubieran sucedido. Así que yacerán en el olvido y decantarán, como no, en mejor vida.

Lo dulce, eso sí que saca las mil sonrisas reprimidas.

Así que agradezco sin límite a quienes contribuyeron a sacarme una a una, de a poco y con paciencia.

Yo puse de mi parte, pero si no hubieran existido los bromistas, los comprensivos, los cariñosos, los perseverantes y los pacientes oyentes y lectores, hoy no alcanzaría con la esperanza.

2015 seguirá siendo agridulce, pero espero que con la existencia de viejos y nuevos cariños, con viejas y nuevas ilusiones, este proceso reafirme la mejor vida que construyo.

A los que llegaron y llegan, a los estuvieron y están, e incluso a los que decidieron no seguir estando, gracias. feliz año.

Una sociedad enferma

19 sep

Deb:

Nada nuevo bajo el sol…

Originalmente publicado en :

kyle-cassidy-1.jpg
Y sí, es la estadounidense.

Una sociedad que hace culto al porte civil de armas no puede sino estar enferma. Las causas pueden ser múltiples y complejas, pero que deliran, deliran.

Cuando ocurrió la masacre de Virginia Tech el 16 de abril de 2007, la peor en la historia de los Estados Unidos, me escandalicé con las declaraciones del dueño de la armería que le había vendido las armas a Cho Seung-hui, el estudiante que se cargó a otros 33 antes de suicidarse. Dijo algo así como que la gran cantidad de víctimas se debía a que ninguno de ellos había tenido un arma para defenderse.

Pero las palabras del armero no es una opinión particular, parece que es un principio cotidiano para millones de estadounidenses.

kyle-cassidy-13.jpg

kyle-cassidy-14.jpg

El fotógrafo estadounidense Kyle Cassidy, se dedicó, durante dos años, a recorrer el país, retratando a los dueños de armas y preguntándoles por…

Ver original 302 palabras más

19 sep

¿Se puede querer sin saber que se quiere?

Siempre luz.

Presencia eterna.

 

 

Seamos felices

15 jun

20140603_184647Leo que en Colombia se pasó el día del padre para el próximo domingo.

En varios países ya lo celebran.

Para mi, hoy, mañana o el domingo que sigue, no importa.

Ahora, este minuto y los siguientes son ganancia en esta vida que de pronto se nos revela tan corta.

¿Para que enviar felicidad a quien simplemente debemos hacer feliz?

Y esa sonrisa que nos llega como recompensa será nuestro gozo íntimo.

Seamos felices.

 

 

 

 

¿Y el otro?

15 jun
Alegoría de la Violencia - Débora Arango - 2005

Alegoría de la Violencia Débora Arango 2005

En estas calles calmadas, en estas fachadas pacíficas
se cuece a fuego lento la tierra que cubrirá tumbas desconocidas, sangre inocente.
No saben que su paz reposa en la zozobra de otros.
No quieren ver la tristeza en la mirada desconocida.
Se niegan a rodearse de la diferencia.
No aceptan, no derraman lágrimas generosas.
Sus nichos están a salvo.
¿Lo están?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 345 seguidores