Una perra terrible

perro-malo.jpgCada fin de semana, en las mañanas, me preparo como para un paseo familiar gozoso. Tan lejos de mi patria chica y con solo dos perros como compañía, la salida a la plaza con mis pequeñas mascotas, se ha convertido en mi recreo familiar y en la excusa para convertirme en una ciudadana de hecho en este nicho urbano al sur de todo.
Pero últimamente las encantadoras excursiones por ese espacio verde medio herido en el centro de esta capital, una especie de baturrillo de costumbres que a fuerza de coexistir se han fusionado en una extraña pasta que constituye la esencia porteña, se han visto perturbadas.

Por mi condición de extranjera debería sentir simpatía en lugar de la antipatía que me despierta, solidaridad en vez de la marginalidad en la que me gustaría que estuviera y un desagrado profundísimo cada vez que aparece. Ella, como yo, tampoco hace parte de esta chispeante nacionalidad argentina.

Pese a la base de tolerancia que es menester exhibir en un lugar tan heterogéneo, mis peores destellos de malevolencia aparecen con hiriente brillo ante su presencia.

Pobre su perra! Aunque no se equivoquen, es mala con ganas. Pero realmente pobre, la siberiana no tiene la culpa, si además a su dueña le faltan dos dedos de frente.

El asunto es que es bruta, y también con muchas ganas. Es fuerte pero cierto. No hay posibilidad de describir su limitación extrema para entender lo que le rodea de otra manera.

Esa situación desgraciada, aunque irreversible, solo despertaría un poco de compasión. A lo sumo, como efectivamente ocurre, sería blanco de inocentes chistes que alimentan la camaradería perruna que se disfruta en esas mañanas, si no fuera por esa otra faceta odiosa que exhibe: la caradurez.

Los perros siempre ponen la carita de hambrientos cuando olfatean algún resquicio de comer. Pero que la dueña lleve a su perra atada, que la tira angurrienta, para “manguearle” facturitas a la primera doña que se sienta cerca a tomar mate, es ya un exceso. Y que además reaccione con falsa incomodidad:
– Ahhh, jijijiji, pobre, quiere facturas!, pero si comió ya. No, vení!, – dice halando la correa débilmente.
Y sin embargo, se queda unos segundos a ver si logra ablandar a la víctima y su perra logra el cometido.
Y ni hablar de los asados en el club de jubilados que hay al lado. Esos las hace huir a ambas –perra y dueña- de nuestro lado, no vaya a ser que queramos que comparta los restos, huesitos y panes, con nuestros queridos pichichos, a veces igual de pedigüeños pero más controlados y en todo caso, no auspiciados por ninguna humana voluntad.

¿Mala yo?, mala esa perra sin control que además ha mordido a doberman y a caniche, a macho y a hembra, a adulto y a cachorro sin discriminación.

– Pero es porque quería jugar con la pelotita, jijiji. – descaradamente la justifica cuando todavía se aprecia el tajo sangrante en el cuello del otro perro.

O por el agua, o por el hueso, o porque pasan al lado, o porque le respiran cerca. Siempre ajenos, siempre otros.

¿Estoy exagerando?!,

La otra noche Diego, el dueño de Rocco, ¿lo recuerdan? encontró un pequeño minino, bebé, tres semanas como mucho. Advirtió a los presentes que ninguno se acercara con sus perros, que iba por leche. Por supuesto y ya con tantos antecedentes, sus palabras tenían destinataria.

Pero ella, terca y caradura se acercó. Con paso lento, ladina la perra asomó el hocico a ese lugar donde además viven un sinnúmero de mansos gatos acostumbrados a perros y a personas que paran transitoriamente por ahí.

Y de pronto ¡¡uarfff!!! el pequeño gatito yacía muerto en su boca!! Sin un gruñido de advertencia, sin un ladrido preventivo… nada!!!

– Perra mala, que hiciste, soltalo – y la perra lo soltó… tarde.

Y ante el asombro y el malestar de todos, de nuevo la sinrazón:

– Es que solo quería cazarlo y como su boca es muy grande, lo mató… Pero no se lo comió…

JA!!! Sin palabras…

Anuncios

Un comentario en “Una perra terrible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s