Telerman y su gestión atípica

El parque Centenario - dic de 2007Anoche por fin pude acostarme a dormir relativamente temprano. Y así, feliz de haber dormido casi 8 horas, me levanté con mucha ganas de pasar una soleada mañana leyendo el diario, caminando, lanzándole la pelota a mi perra, correteando a mi perro y saludando a todos los buenos vecinos y amigos que me cruzo siempre que voy al parque.

Me preparé, salí y de paso por el kiosko, compré La Nación. Tenía ganas de dedicarme un poco a leer adnCultura.

Llegué al parque Centenario. Como siempre, tuve que rodear el vallado provisional que pusieron hace casi dos años para arreglar la zona frente al Hospital Naval. El lugar todavía no pinta para cuándo estará listo. Está lleno de montones de tierra, maleza crecida, basura tirada, un canil nuevo pero inutil en verano, pues es de cemento y no tiene un solo centímetro en donde de sombra y otro… podría decir… nenil – un canil pero para nenes -.

La zona, como otras de la plaza, está todavía cerrada, pero igual los vecinos abren la alambrada y entran. Al principio los trabajadores cerraban y echaban a la gente porque estos sectores todavía no estaban habilitados. Se cansaron, parece. Más se demoraban en dar la espalda que en que viniera alguno y abriera de nuevo.

Hoy, la gente cansada de esperar que terminen las obras, comen, pasean, caminan y retozan encima de la basura sin recoger, de las botellas de vino y cerveza rotas que en algunos lugares pareciera que no tiran, sino que distribuyen para tapizar las veredas, de la caca animal que los dueños no levantan e incluso de algunas inmundicias humanas indescriptibles.

Es que no hay espacio y el lugar donde está el lago, la parte central del parque, está enrejado y no se permiten perros, ni andar en bici, ni hacer deporte, ni, ni, ni… Parece que el pequeño muelle frente al lago, los patitos, los altísimos árboles y su entorno tienen un destino bucólico, o sea es un espacio ecológico y para la contemplación.

Desde mi obligada marginación detrás de las rejas, lo que contemplo son señoras de 7o años en corpiño tomando mate (y tirando la yerba en el pasto), algunas más jóvenes hay que decirlo, físicoculturistas o aspirantes a serlo en zunga, niños torturando patos, grupos de reiki, seiki, haiku, bingu, tae ki, feng shui…y todas esas prácticas orientales con espadas, listones, palos y abanicos que nunca he podido entender. Y de fondo, una gigantesca montaña de tierra que, según dicen porque todavía ni sombra, será un anfiteatro al aire libre para eventos culturales. Y eso que fue lo primero que comenzaron a hacer en mayo de 2005.

Y con un suspiro resignado me siento a la sombra de un árbol a leer. A todas estas, ya le tiré la pelota a mi perra que no quiere jugar porque el calor la tiene con la lengua afuera (nunca más cierto) y el tierrero que se extiende por todos lados la pone a estornudar, y mi perro que ya buceó en un montón de arena por el calor, me mira feliz como invitándome a seguirlo. Mmm… debe ser refrescante… A falta de bebederos que sirvan…

Abro el diario, leo algunas cosas y llego a ese gran titular que parece que bailara ante mis ojos burlándose

Telerman deja en las plazas renovadas la marca saliente de una gestión atípica

 

aahhhh????!!!! Miro a mi alrededor… quizás esté alucinando.

Vuelvo a la nota. Las primeras líneas me dejan todavía más lela:

Probablemente la ciudad recuerde a Jorge Telerman como el jefe de gobierno que embelleció muchas plazas y parques porteños. Desde esa óptica, habrá sido Telerman – como siempre pretendió – el “intendente” preocupado por las cuestiones estrictamente locales que impactan en la calidad de vida cotidiana de los vecinos.

Leo el artículo completo. Es un balance tendenciosamente benigno de una gestión corta con traspiés que la periodista justifica al final:

“...hay que ser justos: en muy poco tiempo mostró proporcionalmente más resultados que los registrados en seis años de administración ibarrista. Quienes optan por ver la copa medio vacía, en cambio, dirán que en menos meses gastó el doble de dinero de las arcas públicas (…) y que buena parte de la inversión fue a parar a publicidad para su frustrada reelección.”

Y yo que pensaba que Telerman había sido de la administración ibarrista… y que el presupuesto público era para gastos públicos y no para campañas de movimientos políticos particulares… pero para la periodista no parece tan grave… es solo para los que quieren ver la copa medio vacía.

Mi día se amarga porque parece que todos no viven la misma ciudad que yo. ¿En qué ciudad vivirá la periodista que escribe? ¿Saldrá a la calle alguna vez? Una posibilidad es que al salir del diario, tome la avenida Libertador para ir a su casa y solo vea los maravillosos prados que se disfrutan cuando se va hacia la zona norte. O quizás solo recibió ese enorme y lujoso libro que es el informe de gestión de Jorge Telerman.

Me pregunto además que pasó con los planes y el dinero para terminar este espacio en donde pese a todo, disfruto la ciudad.

Mañana asume como Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, y según él, recibirá una ciudad con déficit. De los $15.867.770,34 que, de acuerdo a la página del gobierno de la ciudad, se destinaron al parque Centenario, ¿quedará algo para terminarlo?

Un año exacto después del último plazo fijado para tener un parque digno y no este campo de batalla que es este enorme pulmón de 16 hectáreas, las heridas están abiertas y supurando.

fiona-y-marino-en-el-centenario.jpgMis perros me miran impacientes pasado el medio día. Tienen calor, hambre y están llenos de arena. Yo también. Comienzo a caminar pensando en que tendré que bañarlos. Cierro y abro los ojos de nuevo. Quizás haya soñado lo que vi cuando llegué al parque esta mañana y quizás, en el camino de regreso a casa, pueda apreciar esa “plaza embellecida” que me hará recordar al afrancesado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s