Los niños invisibles

Bueno aquí estoy de nuevo. A ver si me encarrilo de una vez por todas…

Cada vez que entro a ver cómo va mi blog en cuestión de “rating virtual” (sí, yo también soy sensible a esas pequeñas vanidades) y leo qué es lo que más busca la gente que llega aquí, me topo con que una de las entradas más leídas es Esa tragedia que no vemos, algo que escribí en marzo de 2007 indignada porque en Colombia morían niños por hambre y desnutrición. Desde hace tiempo tenía la idea de volver sobre el asunto porque es un tema que salta cada tanto en los medios, aunque sea meramente por los reportes estadísticos que los organismos intergubernamentales actualizan cada año.

Y los niños, pese al negocio que son, siguen siendo invisibles.

Porque no me refiero a los que consumen Nickelodeon, Cartoon Network o Disney Channel, pasean en Temaiken, veranean en campamentos o estimulan su sentido musical con Mozart para niños. Me refiero a esa masa amorfa y sin cara de niños pobres, pero pobres de verdad, de esos que hablan en los informes sobre pobreza de la CEPAL y la UNICEF. De los que no comen todos los días, los que acompañan a sus padres a pedir monedas en el tren subterráneo en vez de ir a la escuela, los que mueren por enfermedades prevenibles o tienen retardo en su desarrollo motriz o mental a causa de la desnutrición. Los niños miserables, indigentes; pobres extremos, si queremos ser elegantes.

En el 2002 dos de cada cinco personas indigentes en América Latina eran niños; 41 millones entre las edades de 0 y 12 años y otros 15 millones entre los 13 y 19 años. 56 millones de esto!!:

Colombia es uno de los países que concentra el mayor porcentaje de pobres extremos o indigentes de América Latina, con el 12% del total. Solo lo superan Brasil y México.

En la Argentina, ese otro país que me trasnocha, los indigentes son el 9% del total de la población. De esa cantidad, la pobreza infantil es el 40%, en el segundo semestre de 2006, 4 de cada 10 niños eran pobres o indigentes. Entre los 0 y 13 años sumaban 4’100.000 niños que comían mal a muy mal, que en su mayoría no estudiaban y, lo peor, que estaban perdiendo su infancia preocupados por asuntos que deben ser solo de adultos.

Estadísticas que todos seguramente leemos con tristeza, aunque las crucemos con indiferencia en las calles.

¿A qué sometemos a esos pequeños cuya existencia nos garantizan el futuro como especie?. Y lo pongo así, porque ni siquiera por esa tendencia instintiva a la supervivencia que caracteriza a cualquier especie animal, ni así, los niños se han convertido en prioridad para los adultos, todos nosotros, los que nos encargamos de su presente.

En América Latina sometemos a 132 millones de niños entre 5 y 14 años a trabajar la tierra en condiciones insalubres y riesgosas. Según un informe de la FAO, el programa de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, a los niños se les obliga a trabajar por su propia supervivencia. En el artículo “Flagelo mundial: niños como peones agrícolas” de voltairenet.org se destaca que pese a que no existen cifras oficiales sobre el número exacto, se calcula de manera conservadora que representan una tercera parte de “la empleomanía total de la esfera productiva.”.

“…la penuria económica significa también falta de educación, malos servicios de salud y oportunidades limitadas”.

“Los empleos clasificados por esa agrupación internacional como los más peligrosos son la agricultura, la minería y la construcción, en ese orden de riesgo, motivo por el cual se duplican las afectaciones que sufren los pequeños, referidos fundamentalmente a accidentes, mutilaciones y padecimientos profesionales como silicosis y problemas respiratorios”.

Pero podemos ser aún más perversos. En Colombia los sometemos a la guerra. Mi país hace parte de una vergonzosa lista que permite la utilización de menores en actos de guerra, incluido el reclutamiento dentro de grupos armados. Lo acompañan en ese club Chad, Filipinas, Sri Lanka y Uganda. Y no solo son los bárbaros de las FARC y esos sanguinarios paramilitares. También el Estado, que tiene la obligación de protegerlos, es responsable.

En el artículo “El crimen invisible” publicado en la revista Semana de Colombia, se hace referencia al informe del Secretario General de la ONU del 21 de diciembre al Consejo de Seguridad en el que Colombia aparece como uno de los países que permite la impunidad frente a la violación de los derechos del niño. Y se leen cosas como esta:

“Tampoco se ha sentido ningún estremecimiento en el país por los relatos de los más pequeños de las tropas ‘Martín Llanos’ – el jefe paramilitar que nunca se desmovilizó -, según los cuales a la hora del almuerzo les servían carne humana, asada, para que perdieran cualquier escrúpulo.”

Y esta otra:

“…un niño desmovilizado de las Farc fue utilizado como informante y que luego resultó muerto en combate con la guerrilla, dos niños (8 y 11 años) a los que el Ejército obligó a transportarle materiales, y el caso Bebedó (Chocó), donde las Fuerzas Armadas proporcionaban alimentos a los niños a cambio de que se ocuparan de la limpieza y el mantenimientos de sus armas.”

No hay cifras de cuántos niños participan de la guerra. Se habla de 10.000, pero es un dato arbitrario y hay un consenso de que es una cifra conservadora. Según datos de más de 10.000 desmovilizados solo de la guerrilla, se calcula que el 42% ingresó siendo menor de edad. Según un desmovilizado de las Farc, tienen un “kinder en armas”.

Y cada vez se utilizan niños más pequeños. Hay datos concretos de menores de seis años que son reclutados para involucrarlos en actividades de guerra. Según el artículo, cuando salió el informe que lo denunció no hubo un solo titular de prensa.

¿¡Qué hacemos que además de someter a nuestra prole a semejante futuro, ni siquiera queremos verlos?!

Anuncios

9 comentarios en “Los niños invisibles

  1. ¿porque siempre que se buscan las causas de la injusticia generalizada, a la larga concluimos que las raices son siempre las mismas, dinero y poder?
    Es dificil creer que despues de 7000 años de civilización el ser humano haya aprendido tan poco.

    beso
    A

    Me gusta

  2. Es así, deb, usted misma lo describió en otro post como “invisibles”. El sufrimiento de los niños es una de las cosas que el ser humano no debería soportar. Sin embargo, a veces sin quererlo o por indiferencia, somos cómplices de esa barbarie. Gracias a cosas que usted me dispara, estaba pensando en escribir algo sobre solidaridad y generosidad. Qué hacer ante un niño que nos pide monedas en la calle? Vieja discusión de la izquierda, que en algún momento llegó a plantear que no había que ayudarlos porque de esa manera iban a concientizarse en que había que pelear por lo que les corresponde. La historia demostró que esto no fue muy efectivo. El capitalismo generó más y más pobres y, por consecuencia, más niños pobres. Hay veces que les doy monedas cuando en realidad tengo ganas de darles un beso. En el subte B suele haber chicos que suben, te ofrecen la mano y luego te dan un beso. Nunca rechacé ese beso. Ya sé que no es nada, pero me siento bien dándoles ese pequeñísima muestra de cariño. Ni siquiera me importa que es una estrategia más, que inventan sus explotadores, para mejor conseguir el dinero. Siento que es algo más personal y humano que darles una moneda, que por supuesto luego hago, porque ellos están trabajando, aunque no lo querramos ver. Hace falta que le diga que está impecable su post, deb? Gracias por volver a escribir, se la extrañaba.

    Me gusta

  3. pongamonos apenesar que asen con toda la plata en que culo se la meten ha esa es una buena pregunta que cada uno de ustedes tienen la respuesta ono es asi. bueno aparte de esto no les parese que entre mas los ricos tengan plata menos ayudan al publo . el pueblo es muy ignorante ya que si pensaramos un poco sabriamos elegir en tre todas las ratas .¿ EL GOVIERNO ES EL CULPABLE

    Me gusta

  4. la vida da miles y miles de bueltas, esto lo que ellos estan viviendo te puede pasar a ti en cualquier momento,no lo piences mas alluda a un pequeño de estos.
    tu que tienes una estavilidad economica buena puedes alludarlos existen miles de campañs para patrosinar un niño,una familia que se esta muriendo de ambre mientras que tu lees este mensaje, pienza consientisate de que esto puede cambiar desde que tu alludes, el gobierno no hace mas si no prometer y prometer y no cumplen nada de tanta palabreria que dicen .tu que eres un compatriota bueno alluda a que esto cambie en tus manos esta que un niño no muera de ambre……………….

    Me gusta

  5. 1. LA POBREZA, LOS NIÑOS QUE PASAN HAMBRE, FRIO, QUE SON MALTRATADOS, ESO A NADIE LE IMPORTA, NI SIQUIERA A ESAS FUNDACIONES TAN IMPORTANTE, TAN CONOCIDAS EN TODO EL MUNDO, A ESOS QUE PIDEN QUE APADRINES UN NIÑO, A ESOS QUE PIDEN QUE DONES DINERO A NADIE LE IMPORTA…QUE ESOS NIÑOS EN EL FUTURO SEAN DELINCUENTES, O QUE ANDEN PERDIDOS…
    NADIE PENSO ALGUNA VEZ EN CORTAR CON EL PROBLEMA DE UNA VEZ?
    POR QUE ES ILEGAL LA LIGADURA DE TROMPAS? ACASO NO ES TERRIBLE QUE LOS NIÑOS SUFRAN? SI A CADA MUJER CON ESCASOS RECURSOS SE LE HICIERA ESA PEQUEÑA VA CREO QUE NI SIQUIERA ES UNA CIRUGIA, SE SUPONE QUE LA IGNORANCIA NO LES HACE PENSAR EN EL FUTURO QUE TENDRAN SUS HIJOS, A ELLAS NO LES IMPORTA SI COMEN O NO…
    Y SI NOS AYUDAMOS ENTRE TODOS Y DIFUNDIMOS ESTE MENSAJE, Y LO LLEVAMOS A CABO NO CABIARIAN MUCHISIMAS COSAS?
    COMO LAS QUE YA MENCIONE, Y UNA MUY IMPORTANTE LA DELINCUENCIA INFANTO JUBENIL….
    OJALA ALGUIEN PUEDA HACER ALGO, ALGUIEN COMPARTA ESTA IDEA, OJALA Y GRACIAS POR LEER
    Daiana vasconcelo 24 de octubre de 2008
    Mendoza Argentina

    quisiera una respuesta…

    Me gusta

  6. yo pase una vida similar a al aque muchos ninos estan pasando en este momento.

    para esos que solo leen y no toman en consideracion lo que un pequeno sufre y afecta en el futuro.

    el sufrimiento de ver a tu madre y ermanos y solo ver o aveces no poder comer
    el ver a tus ermanos pequenos y darle un pedazo de alimento

    muchos pequenos dejan su casa en busca de sobrevivir, buscan en las calles y piden,

    you deje mi casa cuando era entre 8 y 13 anos de edad, vivi en las calles dormia en lugares deciertos, comia lo que encontrase,

    por favor entiendan lo que es suffrir. a nadie se les desea,

    para ellos que lean este comentario. estoy tratando de poner on website similar a este. pero necesitare ayuda,
    fotos, historias, pero reales.

    las publicare gustosa mente este site a tomado el momento de permitir opinion creao que como ellos. muchos deseariamos.
    😦

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s