Los sentidos mudos

Home is where your heart is

La experiencia no siempre es buena. Ofrece la oportunidad de crecer, de no repetir errores, de conocerse y conocer a los otros. Pero el experimentado también pierde el arrojo, la adrenalina de algunos riesgos, algunas caídas estrepitosas y también la euforia de algunos grandes momentos.

La experiencia se convierte en cautela. Y la cautela a veces aprieta el corazón.

Cuántas conversaciones comienzan en la mente y mueren allí. Cuántas preguntas no se hacen y cuántas buenas respuestas se sacrifican, pensando en las que se quieren evitar.  Cuántas caricias imaginadas que se frustran en la punta de los dedos y en la punta de la lengua. Cuántas miradas escondidas y enfriadas para proteger el alma, el espíritu o lo que sea que aflora cuando nos conmueve una emoción.

El silencio, compinche de la experiencia, se convierte en carcelero de la frescura, de la emoción y de la felicidad de esos momentos apretados, que igual pasarán pero sin haber desplegado todo en sus sentidos.

Cuantos olores, cuántos gustos, cuánta pérdida.

Anuncios

4 comentarios en “Los sentidos mudos

  1. Por eso un amigo mío dice que todos los colectivos nos llevan a alguna parte y que no hay que dejar pasar ninguno. Siempre me pareció exagerado lo que decía, y no aplico lo que él dice. Eso sí, él nunca escribiría lo de acá arriba, no sabe lo que es.

    Me gusta

  2. Usted se me antoja de esas mujeres escondedoras, aquellas que detrás de una hermosa sonrisa esconden una mueca de dolor, aquellas que detrás de su simpleza esconden su inteligencia. Por eso es que atrás de esta hermosa prosa asoma una parada equivocada, un errarle el vizcachazo. Cuántas vidas tiene compradas para pensar así? Cuántos años cree que vivirá protegiendo “el alma, el espíritu o lo que sea que aflora cuando nos conmueve una emoción”? Ringo Bonavena, un boxeador argentino, un filósofo de la calle, decía que “la experiencia es el peine que te dan cuando te quedás pelado”. Al igual que usted, deb, tenía parcialmente razón. Los silencios no siempre son buenos, lo que no se dice hoy se padece mañana; lo que no acariciamos hoy nos golpeará mañana, eso también es experiencia, créame.

    Me gusta

  3. Mírelo desde otro punto, DEB, la experiencia trae consigo conocimiento, no científico, sino conocimiento verdadero. Sólo el profesor que lleva muchos años en su labor sabe cuando la excusa del alumno es falsa.
    Obviamente, el conocimiento implica dolor… pero más allá del conocimiento el peor enemigo que uno puede tener es el miedo a lo conocido.
    La experiencia puede usarse para hacerse daño a uno mismo si así se quiere, esa elección es muy personal.
    Reciba un saludo desde Don Blog Pérez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s