Sensaciones sobre Villa

amoralAcabo de terminar de leer Villa de Luis Guzmán. Un monumento.

Lo leí como tomo agua, derecho y sin la sensación que estoy tomando algo vital, hasta que interrumpo su consumo. Villa fue así. La leí rápido, una historia con apariencia ligera, de efecto retardado. La pesadez me llegó una vez que tuve tiempo de parar y digerir, cuando se me asentó el sabor de todo lo que entró en mi cabeza y en mi conciencia.

Es la historia de un personaje gris, uno de tantos que seguramente existieron y siguen existiendo en esta y en muchas sociedades.  Un “mosca”, de esos que revolotean alrededor de quien ostenta en algún momento el poder, o un poder. Villa es un médico burócrata del ministerio de Bienestar Social que transita los 70 tratando de acomodar su miserable ambición personal a la época gobernada por el  siniestro José López Rega, y luego a la más sangrientas de las dictaduras que vivió la Argentina, llamada eufemísticamente Proceso de Reorganización Nacional.

Uno de esos personajes de los que la historia se olvida cuando cobra las cuentas;  pero cuya presencia garantiza que los López Rega, Videlas, Masseras y otras infames figuras se preserven para la posteridad en la memoria argentina. Un ser inescrupuloso o amoral como lo presentan en la contratapa del libro, y sobre todo miedoso y por lo tanto peligroso, como bien se lo dice el coronel Matienzo al propio Villa en algún pasaje del libro:

Un hombre con miedo es como una granada siempre a punto de estallar. ¿Sabe cuál es el problema? Cualquiera la puede activar”.

El autor, al escribir sobre el personaje dice:

No fue creado ni es el pretexto para contar la historia política del país, pero también es verdad que el contexto no podría ser otro”.

Villa desea no ver la tragedia que se pasea delante de su cara, pero no solo le corre al lado, participa de ella como si no le quedara otra alternativa.

Por eso cuando me cayó la ficha sobre  la real dimensión del personaje de Villa, cuando caí en cuenta que sobre estos seres grises y chiquitos se sentaron las bases de regímenes criminales, me llegó la pesadez al estómago.

Quizás con el libro no me empapé de la historia política de ese momento del país, pero qué acertadamente me pintó parte de la sociedad que hizo posible esa parte trágica de la historia.

Anuncios

2 comentarios en “Sensaciones sobre Villa

  1. Aquí, en Brasil, ha llegado el año pasado una traducción de esta gran obra de Guzmán. Estuve a punto de comprarla, pero al cabo advertí que era una traducción de tipo extremo. I mean, Guzmán había sido traducido a Gusman -portugués, con s y sin acento- y el título del libro es “Favela”, porque así se llama aquí a lo que en Argentina es Villa.
    Una pena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s