Recuerdo verdolaga

Veo fútbol. Me gusta aunque no soy hincha fanática y desde que vivo fuera del país le he perdido el rastro cotidiano al equipo del que me declaré seguidora hace ya… hace tiempo.

Bueno, 20 años  han pasado (¡ya!) desde que el Atlético Nacional, los verdolagas, se convertían en campeones de la Copa Libertadores de América. El primer equipo colombiano en lograrlo, los pioneros, y el único hasta que Once Caldas volvió a ganársela a Boca Juniors en el 2004.

En 1989, los verdes le ganaron la final al Olimpia de Paraguay. El orgullo venía también porque era un equipo de “puros criollos”, o sea todo el triunfo era nacional y no solo del Nacional. Fue el Nacional de Francisco Maturana, de Leonel Álvarez, de Alexis García, de René Higuita, del Palomo Usuriaga, de Andrés Escobar, la base de lo que después sería la selección Colombia de tanta alegría que llegó a su punto máximo con el triunfo 5 a 0 sobre la Argentina en el mismísimo monumental. Después vendría el acabose. Pero mientras…

Hoy vi el video del desenlace por penalties de ese partido de infarto en Bogotá. Volví a sufrirlo. Reviví con el corazón en la boca cada cobro errado por los nuestros, aún sabiendo que luego el gran René Higuita exorcizaría con cada atajada posterior el nervio de punta de quienes pateaban. Fueron 18 penalties!, Porque que escorpión ni que ocho cuartos, Higuita para mi fue el de ese día, el que me sacó las primeras lágrimas.

Me emocioné y de nuevo esperé con un temor absolutamente irracional el gol de Leonel que finalmente selló el triunfo de los verdes. Esa vez lo grité en mi casa en Medellín, junto a mi mamá, una seguidora del Junior de Barranquilla,que ese día también fue verde.

Fue una época tumultuosa y de inicios. Mi preferencia por los verdolagas, heredada de mi papá, se llenó de contenido emocional y algo de ese orgullo regional, que a veces molesta a quienes no son de allá, comenzó a teñir mi lugar en el mundo. Después de todo, el verde y blanco son también los colores regionales. Verde que te quiero verde… repetía como lorita a un García Lorca al que desconocía. Y pese a mi innegable y ajeno origen citadino, por aquello de la capital de la montaña y la herencia arriera comencé a sentir la tierrita todavía sobre los hombros… una impostora, bah… pero fueron las pelusas de mis incipientes raices.

Fue una época en la que comencé a ir a un Centro comercial cada domingo para escuchar la Orquesta Filarmónica de Antioquia y antes de cualquier concierto, me paraba entusiasmada para escuchar y cantar el himno antioqueño y sobre todo mirar emocionada los ojos llorosos de mi papá, ese sí un verdolaga auténtico.

También fue el tiempo en el que rápidamente, la paranoia y el miedo inundaron mi vida y la de quienes habitábamos la que se conoció como la ciudad más violenta del mundo. En 1989 mataron a Luis Carlos Galán, Pablo Escobar aterrorizaba al país y comenzaba una época oscura para Medellín. Fue la época de los carro – bombas que borraban literalemente cuadras enteras, el toque de queda de hecho y en algún momento oficial, los sicarios, los ajustes de cuentas, el imsomnio y las ganas impotentes de alejar la pesadilla. En el peor año, 1991, el homicidio fue la causa del 42% de la mortalidad en Medellín.

Y el fútbol también fue arrastrado por esa estela de violencia que aún tiene sus coletazos. De quienes integraron ese sueño verdolaga, tres murieron violentamente, Andrés Escobar fue acribillado en 1994, en un restaurante después de regresar de ese olvidable mundial en Estados Unidos; un menos célebre Felipe Pérez, también fue asesinado en Medellín en1995; y el Palomo Usuriaga también tuvo un temprano final en Cali, con solo 37 años, en el 2004.

En todo caso, en la memoria quedan aquellos iniciadores de estos recuerdos verdolagas, que no solo fueron fútbol.

La plantilla de los puros criollos aquí.

alexis-levantando-la-copa

Anuncios

5 comentarios en “Recuerdo verdolaga

  1. Falta mencionar los gritos de “El Paisita”, que era quien narraba esos partidos.
    Le voy a decir una cosa aquí entre nos, Deb: me he puesto en la tarea de hacer cuentas minuciosas con el calendario, y resulta que ese partido fue nueve meses antes de mi natalicio.
    ¿Debo mi vida a ese penalty de Leonel?
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Veinte años??!! Qué feo tener que remontarse veinte años atrás para recordar el triunfo de un equipo de fútbol del que uno es simpatizante… Así no hay edad que aguante. Para poder sentirse mínimamente contenta con su equipo, deb, usted debería vivir 173 años. Oiga, igual va bien, eh, ya recorrió un largo camino.

    Me gusta

  3. Me alegra encontrar la pagina fresca, con cositas desde adentro, con cositas del corozón , pasion creo que el dicen…

    Ok lo dire, soy del america…si ustedes gustan disfrutar ese trienfo, en un acto masoquista dire que me gusta recordar las veces que la perdimos..(si toooodas las veces que las perdimos) eso es pasión firme aunque se pierda…

    saluditos

    Me gusta

  4. Tomaz, ¡Que jovencito que sos!. Me da mucha esperanza saber que hay gente como vos, con una fuerte conciencia de su entorno. Y por supuesto sos verdolaga, obvio… si ese fue el preludio del preludio, el penaltie de Leonel fue un golazo!!
    Peralta, es nostalgia por un hecho histórico y usted siempre aprovechando para pegar palos!
    Caló, yo sabía que usted no podía ser perfecto… pero hincha del América de Cali….
    Malatesta, ese es otro recuerdo de esa Selección que despertó tanta pasión, efectivamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s