La noble Argentina

Esta imagen impensada hace un par de años habla de que algo está cambiando en esta Argentina. Por suerte.

Cuando llegué a este país, ese librito blanco de letras rojas era una rareza, no circulaba, no se vendía. Estaba casi proscrito. Me lo mencionaban y era una especie de leyenda, como su autor.

Conocí algo de la historia de Pablo Llonto por gente que lo conocía cuando trabajó precisamente en ‘el gran diario argentino’. Una historia de lucha solidaria y sobre todo de coherencia y fidelidad consigo mismo. Llonto matuvo una larga pelea judicial contra el diario por su despido cuando era representante gremial. Todo esto y seguramente la publicación del libro lo llevó a ser considerado casi mala palabra, no solo en Clarín sino en muchos medios que por identificación corporativa vetaban su nombre (y de paso su libro) solo por no enemistarse con el diario de La Noble Ernestina.

Mi admiración tuvo un primer contacto directo cuando leí una crónica que escribió sobre los Pumas, la selección de rugby de este país. Me gustó esa tendencia a derribar ídolos y a cuestionar las construcciones mediáticas alrededor de verdades aparentemente incuestionables. Iba contra la corriente. Después supe de su lucha por los Derechos Humanos y su participación como abogado en causas de desaparecidos durante la dictadura.

En fin, este no pretendía ser un post de homenaje, de exaltación ni nada por el estilo. Solo me causó una gratísima impresión encontrar su libro en una de las librerías más comerciales de la ciudad, exhibido al lado de uno de los escritores que más vende… Una visibilidad que se merecía, aunque no se si al lado de Andahazi…

Un poder, otrora intocable, al fin cuestionado.

Anuncios

Un comentario en “La noble Argentina

  1. Un acto de reputísima justicia para el hombre tal vez más integro de este país y alrededores. Llonto no sólo dio una batalla judicial, sino que durante años fue hasta la puerta de clarín, se sentaba en un banquito y cumplía horario, pues la patronal no lo dejaba entrar a trabajar. En esas condiciones fue reelecto delegado varias veces. Otra cosa: nadie le pidió a Llonto el carnet de kirchnerista para aparecer en programas llamados “oficialistas”, como TVR, o en la televisión pública, en 678. Sin embargo, los defensores de la “libertad de prensa” hoy alineados con Clarín se hacían caca encima con sólo nombrar que queríamos poner una nota sobre Pablo Llonto, o aun firmada por él; en la editorial Perfil lo tomaron y apenas clarín se enteró lo echaron, no sea cosa que Magnetto se enojara y el hijo de recontra mil yeguas de Fontevecchia (sorete cagón) procedió a rajarlo. En fin, Llonto da para un libro, pero no escrito por él, sino por todos quienes somos un poquito testigos de una vida dedicada a la coherencia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s