Amor y muerte

La muerte me sorprendió hoy, aunque llegó hace más de dos meses por depresión. ¿Se puede morir por depresión? Sí, se muere por depresión. La explicación médica fue un ataque al corazón; no sufría del corazón… o sí.

Su vida fue tan extraña para mí. Era opaco pero omnipresente como una sombra. Nunca le conocimos una novia, ni un novio, ni nada. No expresaba nada, pero fue tan intenso su dolor que le falló el cuerpo, aún joven.

Amó y no lo supimos. Yo no lo supe… no lo percibí, lo veía tan despojado. Pero V estaba lleno, era intenso y explotó.

La muerte te lleva a pensar en el amor. El amor que no está, el que está y no queremos ver, el que se deja pasar, el que no llega y sobre todo, el que rechazamos.

La vida es riesgo, la muerte es certeza. Y nada nos muestra tan vivos como amar, aunque sea la víspera…

A V, ese perenne extraño

Anuncios

Un comentario en “Amor y muerte

  1. La vida es riesgo, precisamente. La muerte nos lleva a pensar todo, pero siempre lo que tenemos más a mano es el amor, porque en algún lado de nuestro corazón siempre está. Muy bueno el texto y muy cierto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s