Mejor un buen instinto

Mientras caminaba por estas calles porteñas llenas de atolondrados y adoquines flojos llegué a la conclusión que el instinto es superior a la inteligencia… La naturaleza animal es mucho más sabia que la humana, me dije después de atravesar veredas estrechas y bolsas de basura sacadas a deshora u olvidadas por el poco eficiente pero civilizado servicio urbano de recolección. En una larga caminata lo mejor es filosofar y no refunfuñar.

Y el viernes fue el día del animal.

En mi filosofía de calle, el animal gana. Los animales comen para vivir. El perro, por ejemplo, si se siente mal se autosomete al ayuno, comen hierba para purgarse y esperan a sentirse bien antes de recibir más alimento. El ser humano come en exceso traspasando límites de salubridad, se droga para aplacar la protesta estomacal y a la más mínima mejora se atraganta con un kilo de helado.

Y me pregunto, ¿Qué especie destruye su propio hábitat? y de paso el de las demás. A conciencia eso sí, ehh!

Para saciar su muy humana tendencia a la acumulación y a la vanidad, el hombre ha abierto grandes heridas a la tierra para sacar oro y diamantes, desplazando comunidades enteras, disminuyendo a sus congéneres a la servidumbre y envenenando sus fuentes de agua. Ha cazado indiscriminadamente animales para quitarles su piel, su marfil, su carey, al punto de poner en peligro la existencia misma de algunas especies. ¿La racionalidad nos da derecho a que, además solo algunos de nosotros, podamos disponer de un planeta compartido?

La racionalidad nos ha permitido diseñar sofisticados sistemas de autoexterminio, desarrollar teorías para dominar y avasallar. Es la única especie que tiene como característica la perversión, llevada masivamente a extremos aberrantes. Porque queramos verlo o no, Hitler y su séquito eran estrictamente seres humanos, por ejemplo.

La inteligencia nos tiene al borde del pánico esperando el fin de los tiempos ya sea por el cambio climático, por la destrucción de la capa de ozono, por la insostenibilidad de los recursos naturales, por la inseguridad alimentaria en un mundo que cada vez produce más comida, por sangrientas guerras por petróleo, por un choque de planetas o por teorías cósmicas basadas en interpretaciones de textos y símbolos de culturas antiguas. ¡¡En el 2012 se acaba el mundo!!

Los animales cazan para comer, matan porque necesitan sobrevivir. No conviven siempre en paz, pero participan en una cadena que naturalmente equilibra su existencia y la relación entre las distintas especies. Y aún animales domésticos mal educados por humanos, utilizan mejor su instinto disminuido que algunos hombres su inteligencia. Quieren sin condiciones; no elucubran complicadas teorías para autojustificar sus actos de rechazo. No retacean generosidad, tampoco ofrecen dádivas hipócritamente. Les gustas o no, punto.  Y eso expresan.

Y me cae gorda  esa gente que me critica porque “humanizo” a mis perros, básicamente porque los consiento y les manifiesto mi absoluto agradecimiento con mimos, cariño y los hago interlocutores de mis pensamientos. A  veces es más sano hablarle a las mascotas, que esperar una respuesta inteligente de, por ejemplo, un hijo prepúber que acaba de descubrir sus instintos más primarios, todavía le sale cada tanto su voz aflautada y ya cree que se puede comer el mundo.

Esas mismas personas que esperan que los animalitos les entiendan cuando les exigen que no ladren y farfullan en la calle al paso festivo de los canes. Me han llegado a decir “con tanto niño abandonado que hay…”  ¡¿ahhh?!

Ni qué decir de los que no se les ocurre nada más original que el consabido comentario, – ya casi lugar común -, “todo bien con los perros, pero preferirlos a los niños…” y frases similares que implican elegir entre unos u otros; justamente ¡¡como si fuera lo mismo!!

Filosofar,  refunfuñar… casi lo mismo en estas calles de Buenos Aires.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s