Confesión íntima

Que viernes extraño. Que viernes inquieto. Mis frágiles amores no están. Mis cariños irrompibles practican una indiferente seguridad cotidiana y están lejos. ¿A quién engaño? Los quiero a todos conmigo. Los necesito a todos, a veces con desesperación.
Perdonen las palabras que no digo, las que aún se aferran a mi corazón con esas cadenas incandescentes que no las dejan en libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s