Advertencias de este mundo

A mi padre le falla la mente. A mi me advierte, por ahora. Tanta fuerza sacada de las meras ganas a veces no alcanza. Y estamos. Estamos en este mundo (cada uno tiene el suyo), sin ningún otro por el cual cambiarlo, así que hay que mimarlo. Hay que vivirlo, hay que amarlo y sobre todo hay que sonreírle, reconciliarse con él, luchar por él, defenderlo, acariciarlo todos los días.

A veces olvido que no es la primera vez que me envía señales. Mi amiga F fue su primera emisaria; con ella, me enseñó la diferencia entre lo importante y lo esencial. Pero lo importante es así, tan egocéntrico, siempre reclamando la atención. Si lo dejamos, cubre todo con un gran manto de hermosos brillantes que sin embargo no son eternos.  Lo esencial sin embargo, más modesto, de tejido artesanal pero resistente,  solo espera que se le reconozca. Tan lleno de vida, solo quiere ocupar un lugar para desplegar su irrompible alma y ofrecer su inagotable vitalidad.

Así que, de nuevo, volvamos a la esencia que a veces no parece lo más importante.

Anuncios

Un comentario en “Advertencias de este mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s