El dolor de esa familia. Y yo. La culpa no da tregua. Ese duelo que no es mío. Deambulo sin creer que no puedo hacer nada. No puedo hacer nada. Ya no están y todavía siento ese calor sin vida. No hay mayor soledad, no hay descanso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s