Reflexión virtual de un viernes real

La virtualidad es democrática, nos coloca a todos en el mismo lugar. Allí todos y cada uno tiene su pequeño espacio, con las mismas posibilidades. ¿Qué nos queda allí, más que los sentimientos volcados en palabras? ¿Qué podría diferenciarnos más que lo que cada uno hace con su verbo? Lo no dicho se convierte en ausencia, lo dicho es presencia. Las palabras pueden ser amorosas, pero también aguzados dardos.
En este mundo nuevo la palabra reemplaza al cuerpo, al corazón, a la caricia, al puño violento. La palabra es todo en la virtualidad, que no es.
Endulza los ojos y el corazón de quien la recibe, alimenta esperanzas. Las no palabras, las que se guardan, las vacías, las ajenas o las que simplemente no están, envenenan almas, matan ilusiones.
Benditas y malditas a la vez.

Pero… son solo palabras, la realidad circula por otro carril, dicen…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s