Pavaditas de una noche

Mañana será otro día e iré de nuevo. Una oportunidad más para la historia. Mi historia.

Semana de tiempo primaveral, al fin. Días productivos. Varios proyectos largamente dejados para después concluyeron. Se acaban etapas, finalizan procesos. Las ‘cuchas’ de los perros. La tabla decorada de espejitos y venecitas. El escritorio, la habitación. Todo tuvo su tiempo. Las mariposas también y el documento de identidad. Falta. Pero ya no son planes pospuestos para mejor momento, son inminentes realizaciones.

Pascual se acurruca a mi lado. Marino a mis pies. Fiona no está, duerme afuera. Se quedó allí después de tomar agua. Agua con flores de Bach, para que baje su electricidad, casi literal, sufre ataques de epilepsia. A veces creo que yo también debería tomar. La serenidad no es natural, se consigue, se ayuda.

Marino está profundo. Pascual ya casi. Buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s