¡Seamos Felices!

Primero la obviedad: Se acaba 2014.

Pero no este proceso que comenzó hace tanto años y al que hago cortes formales como el de hoy,

y otros más reales sin fechas predestinadas.

Un año agridulce. Lo agrío fue mucho y lo dulce no tanto, pero alcanzó.

El balance es prometedor porque nada acaba hoy.

Lo agrio no lo agradezco y no lo extraño.

No estoy de acuerdo con esa antesala del conformismo: “Por algo suceden las cosas”.

Mejor que no hubieran sucedido. Así que yacerán en el olvido y decantarán, como no, en mejor vida.

Lo dulce, eso sí que saca las mil sonrisas reprimidas.

Así que agradezco sin límite a quienes contribuyeron a sacarme una a una, de a poco y con paciencia.

Yo puse de mi parte, pero si no hubieran existido los bromistas, los comprensivos, los cariñosos, los perseverantes y los pacientes oyentes y lectores, hoy no alcanzaría con la esperanza.

2015 seguirá siendo agridulce, pero espero que con la existencia de viejos y nuevos cariños, con viejas y nuevas ilusiones, este proceso reafirme la mejor vida que construyo.

A los que llegaron y llegan, a los estuvieron y están, e incluso a los que decidieron no seguir estando, gracias. feliz año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s