La página en blanco

No hay miedo ante la página en blanco; es un río de posibilidades que parece fluir tranquilo pero tiembla enfebrecido en sus honduras.

En ella se perciben mil rutas; se presienten dolores, amores, rencores, curiosidades, presencias, fantasmas. Alguna se construye, otras se posponen, aunque siempre habrá una  página virgen para ellas.

Esa es la emoción, la infinita limpieza de miles, la certeza de su existencia.

Y entonces, la libertad. Esa desprendida oportunidad de equivocarnos al romperla, llorarla, acariciarla, odiarla, avergonzarla, quererla… abandonarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s