Herederas del telégrafo

Esto del feisbuc, tuiter y esas redes sociales que ahora manda la parada en internet están haciendo que los mensajes sean telegráficos. Dignos sucesores de Marconi. Las frases cortas; los mensajes escuetos y sin vuelos explicativos. La Imagen tomada de El tamiz.commente formateada para el ahorro de palabras, acorde al ritmo acelerado de esta vida que nos atropella y, que sobre todo, tiene inmediata fecha de vencimiento. Al menos, así la vivimos.

Y es un camino casi insconsciente. Volver a escribir en el blog tuvo, para mí, la intención explícita de volver a acariciar el lenguaje, dejarme llevar por lo que Grijelmo llamó “la seducción de las palabras”. Buscar los sentidos más íntimos de sus significados, alejarme de los lugares comunes y la prisa del periodismo de diario. Encontrar los márgenes que no me da la noticia de hoy y que mañana, ya impresa, solo sirve para envolver pescado, o huevos. A elección.

Y de pronto, me soprendo escribiendo esto, aquí! en mi lugar de libertad y permisión, mi lugar para el capricho:

Sábado. Traspiés de agenda. Finalmente nada salió como debía salir. Frío y una copa de vino.  Mañana trabajo y solo hoy quedaba…

Duras, cortantes, claras, pero sin las sensaciones que las inspiraron. Un lenguaje que cumple su función, sin disfrute. Una tendecia exhibicionista, como toda autorreferencia, con el agravante de despojar el relato de su función enriquecedora. Al menos, de intentar que así sea.  Quería describir  esa sensación plácida y libre, que muy pocas veces se nos permite en este ajetreado nuevo mundo que nos impone además la información precisa y rápida de la vida social virtual. Quería hablar sobre la no conciencia del deber; la dulce irresponsabilidad del ocio, cuando aún hay mucho por hacer.

En realidad solo quería darle estatus de belleza a dormir tres horas y dejar que el mundo cayera alrededor sin que se me moviera un pelo.

Pero la reflexión se fue al carajo. ¿Será que  la retórica desaparecerá en brazos de estos nuevos canales de comunicación? En el primer sentido que la RAE la entiende:  

Arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.

Y no solo para informar.

¿Cuántas palabras necesitaremos para eso? Pocas. Definitivamente muchas menos que las que trae un diccionario. Si las redes sociales atraen a millones ya, y van en aumento, y la paciencia que necesita la buena escritura y la mejor lectura, menos cada vez, entonces…

En fin, reflexiones de una noche de sábado, con una copa de vino…

Anuncios

El gato de Simón

Una de mis grandes debilidades son los animales. De los domésticos, prefiero los perros, pero como dicen por acá, soy bichera en general.  Un amigo me mandó ete videito y como a veces solo quiero reirme con ternura, lo comparto y aquí va para el fin de semana largo… a lo mejor vuelvo antes, pero por si las moscas…

la anhelada levedad

get it this is yoursTengo un problema con este blog. Quiero escribir más seguido, más ligero, más anecdótico. Pero cuando comienzo con alguna idea, termino complicándola, investigándola en exceso, lo que atenta contra el espíritu casi espontáneo que quisiera que tuviera ahora este lugar. Horas enteras se me van en plasmar la idea que se me va derivando a asuntos y otros temas que complementan y completan mi ocurrencia inicial.

Antes tenía tiempo, y así había entradas al blog más o menos elaboradas sobre lo que me interesaba. Y me gustaba. Pero este espacio no ha podido evolucionar conmigo. Ahora no tengo tanto tiempo y este lugarcito que disparó tantos cambios en mi vida, ha quedado relegado. Cada tanto subo alguna cosa, pero ya no es lo mismo. Las ideas se topan con la falta de tiempo, el cansancio y el torbellino que es mi cabeza en los últimos meses.

Pero me niego a dejarlo.  ¿Como abandonarlo ante la adversidad…?

Tampoco se muy bien qué hacer con él. En realidad, no se muy bien qué hacer con mi vida. Porque el problema es ese. Cómo volver a poner un poco de orden en este quilombete. Voy a probar con el viejo método paterno, planificación, flechitas, horarios y disciplina para seguirlos.

Pero ¿y la espontaneidad que quería que tuviera? ¿y la libertad de la quiero gozar con lo que hago? ¿la pasión se puede compartimentar? ¿la felicidad se puede lograr mediante un plan metódico? ¿La racionalidad es todo? ¿Y la ilusión? ¿Y las sorpresas?

Que complicado todo, que imposible me resulta no ser densa.

Humor porcino

Un amigo mexicano me contó que ya habían descubierto  al culpable de la gripe porcina y me envió la prueba. el-culpable1Además parece que las medidas que se están tomando son extremas y alternativas. Por suerte aún ríen…billete1barbijo-alternativo1barbijo-alternativo21

El cuco timador!

200388919-001En el último post, hace ya bastante (¡cómo pasa el tiempo!), me divertí con un video de pajaritos cuckoo. Hace un par de días alguien, en los comentarios, me preguntó de por qué se les llamaban cuckoo. Con bastante ligereza pensé, debe ser porque cuando salen del reloj cantan cucú. Pero antes de poner alguna tontería parecida, decidí buscar.

Resulta que los pajaritos esos son de una orden que se llama cuculiformes y específicamente de la familia de los cucúlidos o cucos, toda una declaración de principios! van a ver… Porque además de efectivamente cantar cucú, son bastante “cabroncitos” desde que nacen. No se si tiene algo que ver, pero a mi me atemorizaban desde chiquita con que el cuco iba a aparecer si no era buenita.

Parece que son solitarios, unos amargados!, Pero lo peor es la otra característica particular de este género, y es que son aves “explotadoras”: las madres no solo roban los huevos del vecino (de otros nidos quiero decir) sino que colocan sus propios huevos en el nido de esas otras especies. Lo que se dice, se infiltran en las filas del “enemigo”. Y cuando el polluelito ese nace, ¿¡qué hace?! digno hijo de su verdadera madre y después de ser alimentado y criado por su “incauta madre adoptiva” picotea y acaba me – to – di – ca – men- te con los huevitos que hay alrededor o con los indefensos polluelitos de la otra especie. ¡Y los pobres cuervos cargan solos con la fama!

Animal Planet lo tiene catalogado como la especie que encabeza el “top ten” de los animales timadores de la naturaleza.

¡¿Sabían que el correcaminos es un cucúlido?!, aunque para ser rigurosa, no es de la clase “explotadora” según leí, o sea, de los que hace que sus polluelitos acaben desde chiquitos con las otras especies. Pero igual, con la cara de inocentón que pone y lo único que quiere el pobre coyote es sobrevivir en el desierto, igual es un “turro”.

El consuelo es que estos son animales y es su naturaleza, pero cuánto cuco anda suelto por ahí! roadrunner11

El imperio de los pajaros cuckoo

Este corto animado está basado en un par de pistas del álbum “The London Book of the Dead” de la banda británica The Real Tuesday Weld y cuenta una historia que me divirtió mucho durante el fin de semana. Resulta que la legión real de pajaros que aparece en otra animación, “Bathtime in Clerkenwell” (2002) se tomó Londrés y convirtió el planeta en su imperio. Pero como dicen y titula algún libro de relaciones internacionales “todo imperio perecerá”. Vean el inesperado final del imperio alado cuckoo. Es cortito, 3 minutos 55 segundos.

El realizador fue Alex Budovsky