Explicaciones II

Pagina 12La maratónica gira del presidente colombiano por Suramérica para tratar de  explicar por qué está prestando territorio de nuestra Locombia para que los Estados Unidos aumente su presencia militar multiplicada por siete en estas latitudes, no convenció. Pese a las moderadas manifestaciones “respetuosas” a los asuntos internos colombianos de parte de Paraguay y Chile, y al abierto respaldo de Perú, ningún otro país recibió con sonrisas al único gobierno de la región que además, digámoslo delicadamente, le abrió una puerta al gobierno del golpista hondureño Roberto Micheletti, aunque después haya salido a desmentirlo.

Salvo que quiera dividir las aguas en la región, una actitud que va en contra de la fortalecida integración latinoamericana de los últimos años y que por supuesto beneficia a los países desarrollados y específicamente al gobierno de los Estados Unidos, y que pese al simpático Barack Obama, sigue considerando a nuestro continente como su natural patio trasero, no se explica porque Uribe no se ahorró esos pesitos, esas largas horas de avión y repetir un discurso que hubiera podido dar una sola vez en la próxima Cumbre de la Unasur en Quito.

Dividir los intereses regionales y evitarse lo que por supuesto se perfilaba como un casi unánime cuestionamiento regional en su propia cara o en la de su canciller. Ninguno asístirá a la Cumbre. Y mucho menos cuándo se llevará a cabo en territorio ecuatoriano, el mismo que ordenó bombardear hace poco más de un año; en ese momento sí, haciendo caso omiso de la tan embanderada “soberanía”, para cuando conviene.

Bueno, esto me salió como un borbotón. En realidad, solo quería compartir el monito, o caricatura que llaman, publicado hoy en el diario Página 12 de Buenos Aires. Me pareció genial porque sintetiza el muy extendido concepto que se tiene del triste papel que Uribe parece estar teniendo en la región. Ya lo dijo un legislador brasilero: ¿Por qué traer la Guerra Fría a Sudamérica?”


Anuncios

80%: Sube Uribe

Chávez y Uribe - foto de EFE en aporrea.orgTal y como lo sospeché cuando comenzó toda esta batahola entre los presidentes Uribe y Chávez después del desenlace de la fallida gestión humanitaria que terminó con la liberación de Clara Rojas y Consuelo González, Uribe ganó.

Al margen de dudar sobre las intenciones solidarias del venezolano y ser escéptica sobre la voluntad real de la guerrilla para avanzar hacia una gestión humanitaria, siempre pensé que si el show chavista servía para presionar la liberación de los secuestrados, entonces bienvenido fuera.

Pero no hay que confiar cuando el método es dudoso, aunque el fin lo amerite. A más corto que largo plazo se comienza a pagar el favor.

Uribe es un peón de Bush. Uribe eres un peoncito imperial…

Las FARC son verdaderos ejércitos.

Uribe sirve para ser jefe de una mafia, Vito Corleone se queda corto…

El gobierno colombiano no está comprometido con la soberanía de Colombia… desesperado por desviar su opinión pública de la masiva presencia de tropas estadounidenses en su territorio.

Frases como éstas, la promoción de las FARC como fuerza beligerante en el ámbito internacional y el otorgamiento de la Asamblea General venezolana de estatus político, han logrado que Uribe convierta lo que parecía un arrinconamiento de su política guerrerista, en un triunfo que da aire a sus soluciones autoritarias.

Hoy, una encuesta hecha por Gallup le da el 80% de imagen favorable, porcentaje record en los 6 años de gobierno cuya bandera es la famosa política de seguridad democrática.

Tal y como lo dice un artículo en la revista Semana, Chávez unió a Colombia y alejó solidaridades internacionales.

Débil favor está haciendo el presidente venezolano a los secuestrados que siguen en la selva y a una solución real del conflicto, cuando sus acciones y palabras hacen que hasta los contradictores políticos se unan alrededor de la figura de Uribe, y que gobiernos de países participantes en la gestión humanitaria como Francia, Ecuador y Argentina se hayan deslindado rápidamente de sus palabras.

A vuelo de pájaro, solo se me ocurre pensar que con la fortaleza ganada por Uribe y el apoyo que está recibiendo en todos los ámbitos, la paz está cada vez lejos, los secuestrados van a seguir en el limbo y la tragedia de millones de colombianos no se va a acabar pronto.

Un panorama interesante del papel de Chávez y sus apuestas políticas aquí.

Esperanzas postergadas

velas-por-los-secuestrados-afp-bogota-dic-20-07.jpgTodavía no se han publicado aún los enemil análisis de lo que pasó con la famosa “operación Emmanuel”. Lo que sí está claro en toda esta maraña de enojos, acusaciones, insultos, egos y manipulaciones, es que los únicos que siguen pagando el mayor costo de esta guerra que no es solo militar, son los secuestrados y sus familias.

Hoy, algunos amigos chavistas declarados, no dudaron en culpar a Uribe de haber “dinamitado” el acuerdo humanitario, utilizando la misma palabra que usó el presidente venezolano. A priori ya desconfían de la veracidad de las palabras del gobierno colombiano y de la razón que dió para que las FARC no cumplieran: Que Emmanuel no estuviera en su poder, sino que estaría desde 2005, bajo la tutela de la entidad gubernamental – ICBF- en Bogotá.

Y los defensores de Uribe, que siguen siendo muchos, celebran el desenmascaramiento de los “terroristas de las FARC” que siempre engañan, como dijo el consejero colombiano para la Paz, a la opinión pública.

En la última semana del 2007 traté con esperanza, de pensar bien de todos los actores políticos de este show – no por ser intolerablemente trágico deja de ser show -.

Esperaba que Uribe dejara a un lado el certero golpe a su protagonismo en el asunto de los secuestrados. Que aceptara replegar su inflexible discurso guerrerista en aras de la vida de Clara Rojas, su hijo y Consuelo González.

Esperaba que las FARC cumplieran con el “desprendido” acto humanitario de liberar a tres secuestrados de los cientos que tiene en su poder. Que ganen lo que quieran en estatus político frente al mundo, que traten de mejorar su imagen con la asistencia de Chávez, si con ello se logra que dos mujeres vuelvan a vivir,un niño tenga por fin una vida y de paso en Colombia se comience el año con una esperanza.

Esperaba que a Chávez le diera resultado una vez más su obvia ascendencia sobre la guerrilla. Que haga el espectáculo que quiera para afianzar su liderazgo regional. Que traté de ganar puntos para recuperarse del referendo perdido el pasado 2 de diciembre. Que importa en este momento si con ello le está otorgando un lugar que no merece a esa poderosa cuadrilla de delincuentes que se lucran del narcotráfico y el secuestro.

Pero no.

La guerrilla no cumplió. Y aunque Chávez camine por esa cuerda floja de darle credibilidad y convertir a esos criminales en contraparte válida, no se puede perder de vista que ellos son los causantes del drama de los secuestrados. Son los que encadenan y son los que asesinan.

Uribe no se aguantó y se despachó con una teoría temeraria con visos de oportunismo. ¿Por qué no esperar a tener la certeza de la identidad del niño? ¿Por qué no manejarlo de manera confidencial y con la familia, en primera instancia? ¿Por qué no darle prioridad justamente a la parte humana del asunto? ¿No habrá sido solo una manera de volver a tener el control de un proceso político que, en el propio territorio que gobierna, se le escapaba de las manos? Que las FARC mienten, engañan… ¿y que esperaban, palabras de honestos ciudadanos?

Y Chávez… Ojalá en su afán de recuperar imagen y de que su papel de mediador le de buenos dividendos políticos, no les esté fungiendo de relacionista público internacional a las FARC, para que sigan con aires renovados en este 2008, extorsionando, secuestrando, matando y desplazando a miles de ciudadanos civiles en Colombia y en los países vecinos.

Cómo cita el periodista Daniel Samper Pizano en su columna de opinión, en Colombia “Todo es grave pero nada es serio” .

No hay derecho…

Apareció la prueba de vida…

ingridbetancourt6.jpg

BBC Mundo | América Latina | “Pruebas de vida” de Ingrid Betancourt

De acuerdo a declaraciones de Juan Carlos Lecompte, esposo de Ingrid Betancourt, la familia solo conoció el video por televisión cuando Luis Carlos Restrepo, Comisionado Presidencial para la Paz, lo dió a conocer alrededor de la una de la mañana en rueda de prensa. Los casetes fueron incautados a tres presuntos miembros las FARC capturados en un operativo en Bogotá a las 6:30 de la tarde de ayer.

Todo el material está bajo control legal y no pueden ser entregado, pero sí consultado por familiares y medios de comunicación. Una concesión por razones humanitarias.

Además de los videos, entre cartas de otros secuestrados, hay una de la ex candidata a su madre Yolanda Pulecio, quien podrá leerla solo si se presenta ante el ente investigador, la Fiscalía General de la Nación.

Ni una palabra personal, ni una llamada directa previa, ninguna consideración con los familiares de los secuestrados… Solo un proceso de negociación política… Solo sujetos de canje, no madre, no padre, no esposa, no esposo , no hija..

No hay derecho…

mosaicosecuestro1.jpg

Angustia de país

//atrabilioso.blogspot.com/2007/03/hay-que-seguir-la-ruta.html

Los que me conocen saben que soy anti uribista desde sus inicios, nunca estuve de acuerdo con sus ideas autoritarias, con su propuesta de seguridad democrática y otras medidas de mano dura por encima de la justicia social. En ese momento, no sabía lo que salió a la luz con el libro de la ex diva Virginia Vallejo y su relación narco- mafiosa, aunque sí presumía sus nexos con fuerzas paramilitares.

Aún así, no deja de asombrarme las facetas que día a día salen a la palestra de quien yo creía de ultra – derecha y sí con algunas relaciones oscuras, pero lo suponía todavía con pudor político para no expresar esta mostruosa insensibilidad ante la tragedia de buena parte de la población para quien dice gobernar.

Confieso que tampoco soy chavista, porque no me gustan los cantos de sirenas y tengo una resistencia visceral a las grandilocuencias y al discurso que vende “yo soy del pueblo y por eso los entiendo, hagamos la revolución…siganme, soy el elegido”.

Siendo anti uribista, también descreo de la “generosa mano” de Chávez, ambos tienen el mismo estilo efectista en sus discursos, que apunta a crear efervescencia nacionalista, mientras planean y ejecutan su proyecto mesiánico para mantenerse en el poder. Justamente Tanto Uribe como Chávez tienen esa idea estúpida de …el que no está conmigo es enemigo del pueblo y defiende a los terroristas (Uribe) o son burgueses oligarcas (Chavez).

Ninguno cree en un sistema democrático, sino ¿por qué piensas entonces que todo ser iría al tacho sin la presencia única de ellos? Toda su fuerza política recae en la persona y no en su propuesta política.

Serían democráticos si gobernaran de acuerdo a sus ideas, pero conciliando y no polarizando con palabras incendiarias. En ambos países ambos son muy populares pero también son rabiosamente atacados por una gran parte de la sociedad. Y los chavistas no me digan que son solo los ricos y burgueses, estamos en Latinoamérica, no tenemos tan extendida la prosperidad!!

Serían democráticos si defendieran al estado y la constitución y no lo y la manipularan para eternizar su proyecto personal.

Serían democráticos si respetan al contrario, debatieran con argumentos y no solo descalificaran a los opositores.

Pero esta semana tengo una gran angustia interna ante el resultado de este acto fallido que fue la mediación de Chávez por los secuestrados. Ante la fría y calculada jugada del Presidente Uribe para acabar con este intento de acuerdo humanitario, con dolor que solo puedo llamar nacional o patrio o de la tierrita que me hizo ser lo que soy en esencia, – la verdad, no se como llamarlo sin parecer patriotera -, solo puedo, muy a mi pesar, reconocer que Chávez tiene razón.

Necesitamos un presidente más digno.

Alguien que al menos considere la angustia de un padre, un hermano, un esposo, una madre que tienen a sus hijos, hermanos y parejas secuestrados hace 5, 7, 10 años, por encima de una caprichosa y rígida idea de seguridad.

Alguien que tenga un mínimo de humanidad y generosidad con los cientos de colombianos que se están pudriendo en la selva.

Alguien que le exija y no permita a las guerrillas seguir delinquiendo bajo el falso manto de la justicia social y que al mismo tiempo no tenga miramientos con la lacra de extrema derecha que se ha infiltrado en la sociedad. Pero… qué se puede esperar, así comenzó su mano dura, patrocinando cooperativas rurales de autodefensa… Convivir se llamaron…! Y ahora les está echando una mano de impunidad con la lamentable ley de Justicia y Paz.

Hoy estoy de acuerdo con Chávez, fue utilizado para un fin mezquino y egoista.

Supongo que no tengo excusa para mi ingenuidad. Qué podía esperar, me dirán… la verdad, no lo se. Pero seguro no me esperaba que la vida de personas – o mejor su muerte lenta – y el dolor desangrante de sus familias, estén por debajo de orgullos personales y avaros como los que reflejan estas declaraciones del ministro de Defensa ante la insistencia de Chávez para que entreguen pruebas de vida:

…expresó que esas pruebas de vida no son necesarias para continuar las negociaciones con las FARC.


“Nosotros todos sabemos que aparte de los once diputados que fueron asesinados por la guerrilla, los demás están vivos. No se requieren pruebas de vida para hacer el intercambio”, manifestó.

Hay canales de comunicación con las FARC y esperamos usarlos.

Hace cinco años están en el poder y desde hace 10 años hay gente secuestrada!!!! ¡¿puede haber tal cinismo?!

Mi única conclusión es que se está apostando la vida de gente en una maraña de peleas de poder y egos a escala presidencial.