Una sociedad enferma

kyle-cassidy-1.jpg
Y sí, es la estadounidense.

Una sociedad que hace culto al porte civil de armas no puede sino estar enferma. Las causas pueden ser múltiples y complejas, pero que deliran, deliran.

Cuando ocurrió la masacre de Virginia Tech el 16 de abril de 2007, la peor en la historia de los Estados Unidos, me escandalicé con las declaraciones del dueño de la armería que le había vendido las armas a Cho Seung-hui, el estudiante que se cargó a otros 33 antes de suicidarse. Dijo algo así como que la gran cantidad de víctimas se debía a que ninguno de ellos había tenido un arma para defenderse.

Pero las palabras del armero no es una opinión particular, parece que es un principio cotidiano para millones de estadounidenses.

kyle-cassidy-13.jpg

kyle-cassidy-14.jpg

El fotógrafo estadounidense Kyle Cassidy, se dedicó, durante dos años, a recorrer el país, retratando a los dueños de armas y preguntándoles por qué tenían una. El resultado lo publicó en el libro: Armed America: Portraits of Gun Owners in their Homes (América armada: retratos de propietarios de armas en sus casas).

Lo que más le sorprendió, según sus palabras, fue:

«que los propietarios de armas no respondan a ningún patrón, sino que proceden de todos los orígenes y lugares. Poseer armas forma parte de sus vidas y son muy reacios a desprenderse de ellas. Se muestran orgullosos de tenerlas y de que todo el mundo lo sepa».

kyle-cassidy-2.jpg kyle-cassidy-5.jpg

George W. Bush no es la única tragedia con la que cargan. De hecho, lo más probable es que el actual presidente de los Estados Unidos no sea más que una consecuencia lógica de esa nación en la que en 1999, según estimaciones de la Asociación Nacional del Rifle, circulaban legalmente al menos 215 millones de armas en manos civiles, de las cuales 192 millones se concentraban en el 39% de los ciudadanos. Uno de cada dos hogares poseía al menos una. ¡¡Lo que puede haber aumentado en 9 años!!

kyle-cassidy-7.jpg kyle-cassidy-8.jpg

La curiosidad de Cassidy se despertó, cuando alguien que había trabajado en las campañas presidenciales de 2004, le había comentado que su trabajo había consistido en atraer “el voto de las armas”. Tres años después éste es el resultado de preguntar quienes conformaban ese voto.

kyle-cassidy-10.jpgkyle-cassidy-11.jpg

Desde que vi Bowling for Columbine, el documental de Michael Moore, descubrí que la estadounidense era una sociedad peligrosamente armada, y que no solo era una proyección imperialista hacia el resto del planeta. Pero…

.kyle-cassidy-15.jpg kyle-cassidy-16.jpg

En todo caso, ver a estos “ciudadanos ejemplares” posando felices con sus pequeños arsenales me puede, me puede. Por si las moscas, creo que preferiría no asomarme por allí… demasiada pinta de latina.

P.D. Supe del trabajo de Kyle Cassidy por el blog El Inconsistente.

Anuncios