Sin condiciones: La crisis ES humanitaria

convivencia-en-el-conflicto-foto-de-jesus-abad-colorado.jpgEn estos últimos días he escuchado y leído el amplio cubrimiento que se ha hecho sobre la liberación de Clara Rojas, Consuelo González y la confirmación de la identidad de Emmanuel. He recibido y leído correos electrónicos y he escuchado distintos puntos de vista sobre lo que sucede en ese país, que resulta ser el mío.

Sinceramente veo con mucha esperanza esta difusión del conflicto, más allá de las muchas ligerezas e imprecisiones de analistas y periodistas. Confío en que sea una puerta para que se conozca lo que a mi juicio es el imperativo, la resolución de la inmensa tragedia humana que la confrontación armada ha causado. A comienzos de diciembre me quejaba justamente de la falta de atención que había entre los vecinos latinoamericanos del mayor drama humano de la región.

Bueno, ahora de la mano de una gestión humanitaria del vecino venezolano, la atención llegó.

También he escuchado y leído una cantidad de comentarios apologéticos de las acciones de las FARC que tras la figura de Chávez quieren recuperar esa imagen de guerrilla sesentera que defendía el interés del pueblo. Reclaman estatus de ejército beligerante como condición para respetar las reglas de una guerra. Un despropósito para quienes conocen un poco de Derecho Internacional Humanitario (DIH). Pero izquierdistas anquilosados, faltos de una guía que encarne su versión romántica de la lucha por los oprimidos, toman la posta y creen haberla encontrado en la guerrilla de Tirofijo.

A no confundir. Las FARC NO son ya una guerrilla de ideales socialistas que defienden a los colombianos. Al contrario, la población civil es la principal víctima de sus acciones. Algunos hechos en la memoria de muchos de nosotros demuestran que ese grupo se ha convertido en una plaga con muy poco apoyo popular, más allá de las zonas rurales en los que su presencia es cotidiana:

1. La masacre de Bojayá. El 2 de mayo de 2002, 119 pobladores, entre ellos 40 niños, que estaban refugiados en la iglesia de la localidad murieron víctimas de un cilindro – bomba arrojada por las FARC en medio de un enfrentamiento con paramilitares.

2. Niños en la guerra. Se calcula que entre 6 mil y 7 mil niños participan del conflicto armado en Colombia, el grupo que más recluta menores es la guerrilla de las FARC, seguido por el ELN y las Autodefensas.

3. Utilización de minas antipersonales. Estos artefactos de uso indiscriminado son utilizados principalmente por las FARC y el ELN, quienes la llaman eufemísticamente “el arma de los pobres” por su fabricación casera y barata. Desde el 2000 se ha incrementado su uso. En el 2006 hubo 1107 casos, de ellos 314 fueron vícitmas civiles y como dice el informe de Human Right Watch, se encuentran principalmente entre los sectores de población más pobres y vulnerables.

4. Desplazamiento forzado de población civil. Quizás la peor cara de la tragedia sean los cerca de 3 millones de desplazados internos en Colombia. Víctimas de las guerrillas y los paramilitares, miles de familias abandonan sus tierras y sus pertenencias para engrosas cinturones de miseria en núcleos urbanos. En un solo caso las FARC forzó el desplazamiento de 3 mil personas en 27 pueblos para acceder a provisiones, según ellos como imperativo militar.

5. Por supuesto, el secuestro. Desde 1996 Las FARC han secuestrados 6790 personas. Aún tienen en su poder 766, de los cuales menos del 2% son militares y policías que estaban en combate. El Derecho Internacional Humanitario contempla que los rehenes NO pueden ser considerados prisioneros de guerra.

Las guerrillas no respetan a quienes dicen defender, los arrinconan a una mayor pauperización al obligarlos a abandonar su pocos medios de subsistencia, al mutilarlos, al secuestrarlos y al negarles cualquier derecho a aquellos niños a los que le ponen un arma en la mano. Aclaro que los grupos paramilitares me parece tanto o peor de sanguinarios, pero nadie se confunde con ellos ni los defiende y ellos no presumen una lucha del pueblo y para el pueblo.

El Derecho Internacional Humanitario, tan manoseado por estos días, son las reglas mínimas en tiempos de guerra para la protección de la población civil y no combatientes. Su respeto no está condicionado por el carácter del conflicto armado o porque las partes sean consideradas beligerantes o ilegales.

Así que si las FARC quieren un reconocimiento legítimo, que comiencen por tomarlo (al DIH) en serios y sin condiciones.

Foto AFP - niños y soldados

Anuncios

No hay derecho…

Apareció la prueba de vida…

ingridbetancourt6.jpg

BBC Mundo | América Latina | “Pruebas de vida” de Ingrid Betancourt

De acuerdo a declaraciones de Juan Carlos Lecompte, esposo de Ingrid Betancourt, la familia solo conoció el video por televisión cuando Luis Carlos Restrepo, Comisionado Presidencial para la Paz, lo dió a conocer alrededor de la una de la mañana en rueda de prensa. Los casetes fueron incautados a tres presuntos miembros las FARC capturados en un operativo en Bogotá a las 6:30 de la tarde de ayer.

Todo el material está bajo control legal y no pueden ser entregado, pero sí consultado por familiares y medios de comunicación. Una concesión por razones humanitarias.

Además de los videos, entre cartas de otros secuestrados, hay una de la ex candidata a su madre Yolanda Pulecio, quien podrá leerla solo si se presenta ante el ente investigador, la Fiscalía General de la Nación.

Ni una palabra personal, ni una llamada directa previa, ninguna consideración con los familiares de los secuestrados… Solo un proceso de negociación política… Solo sujetos de canje, no madre, no padre, no esposa, no esposo , no hija..

No hay derecho…

mosaicosecuestro1.jpg