Esperanzas postergadas

velas-por-los-secuestrados-afp-bogota-dic-20-07.jpgTodavía no se han publicado aún los enemil análisis de lo que pasó con la famosa “operación Emmanuel”. Lo que sí está claro en toda esta maraña de enojos, acusaciones, insultos, egos y manipulaciones, es que los únicos que siguen pagando el mayor costo de esta guerra que no es solo militar, son los secuestrados y sus familias.

Hoy, algunos amigos chavistas declarados, no dudaron en culpar a Uribe de haber “dinamitado” el acuerdo humanitario, utilizando la misma palabra que usó el presidente venezolano. A priori ya desconfían de la veracidad de las palabras del gobierno colombiano y de la razón que dió para que las FARC no cumplieran: Que Emmanuel no estuviera en su poder, sino que estaría desde 2005, bajo la tutela de la entidad gubernamental – ICBF- en Bogotá.

Y los defensores de Uribe, que siguen siendo muchos, celebran el desenmascaramiento de los “terroristas de las FARC” que siempre engañan, como dijo el consejero colombiano para la Paz, a la opinión pública.

En la última semana del 2007 traté con esperanza, de pensar bien de todos los actores políticos de este show – no por ser intolerablemente trágico deja de ser show -.

Esperaba que Uribe dejara a un lado el certero golpe a su protagonismo en el asunto de los secuestrados. Que aceptara replegar su inflexible discurso guerrerista en aras de la vida de Clara Rojas, su hijo y Consuelo González.

Esperaba que las FARC cumplieran con el “desprendido” acto humanitario de liberar a tres secuestrados de los cientos que tiene en su poder. Que ganen lo que quieran en estatus político frente al mundo, que traten de mejorar su imagen con la asistencia de Chávez, si con ello se logra que dos mujeres vuelvan a vivir,un niño tenga por fin una vida y de paso en Colombia se comience el año con una esperanza.

Esperaba que a Chávez le diera resultado una vez más su obvia ascendencia sobre la guerrilla. Que haga el espectáculo que quiera para afianzar su liderazgo regional. Que traté de ganar puntos para recuperarse del referendo perdido el pasado 2 de diciembre. Que importa en este momento si con ello le está otorgando un lugar que no merece a esa poderosa cuadrilla de delincuentes que se lucran del narcotráfico y el secuestro.

Pero no.

La guerrilla no cumplió. Y aunque Chávez camine por esa cuerda floja de darle credibilidad y convertir a esos criminales en contraparte válida, no se puede perder de vista que ellos son los causantes del drama de los secuestrados. Son los que encadenan y son los que asesinan.

Uribe no se aguantó y se despachó con una teoría temeraria con visos de oportunismo. ¿Por qué no esperar a tener la certeza de la identidad del niño? ¿Por qué no manejarlo de manera confidencial y con la familia, en primera instancia? ¿Por qué no darle prioridad justamente a la parte humana del asunto? ¿No habrá sido solo una manera de volver a tener el control de un proceso político que, en el propio territorio que gobierna, se le escapaba de las manos? Que las FARC mienten, engañan… ¿y que esperaban, palabras de honestos ciudadanos?

Y Chávez… Ojalá en su afán de recuperar imagen y de que su papel de mediador le de buenos dividendos políticos, no les esté fungiendo de relacionista público internacional a las FARC, para que sigan con aires renovados en este 2008, extorsionando, secuestrando, matando y desplazando a miles de ciudadanos civiles en Colombia y en los países vecinos.

Cómo cita el periodista Daniel Samper Pizano en su columna de opinión, en Colombia “Todo es grave pero nada es serio” .

Un vacío en la Patria Grande

imagen-de-brasilindymediaorg.jpgPor obvias razones, en los últimos días dos noticias han copado mi atención: el rompimiento de la negociación para un acuerdo humanitario en Colombia, la seguida aparición de las terribles pruebas de vida de los secuestrados, y por otro lado, el resultado del referendo en Venezuela. He observado lo que aparece en distintos medios sobre el tema, especialmente en la Argentina.

A todas luces Chávez y su derrota política se ganaron toda la atención, incluso en el rompimiento de la negociación en Colombia y la consecuente aparición de videos y cartas de los secuestrados, algunos lo vieron desde el ángulo del papel que cumplió o no el histriónico venezolano, y no tanto desde el de la tragedia humanitaria que sucede desde hace años en Colombia, trasfondo real de la situación que se evidenció con la última noticia. Página 12 dedicó las tapas del lunes y martes a Chávez, Clarín le dedicó su gran titular del lunes y …el de ayer también. La Nación lunes, …y martes. Ambito, lunes y obviamente ayer. Y ya me cansé …

En programas radiales y de televisión de actualidad y de los que no lo eran, porque hasta coincidió con el concierto de Soda Stereo en Venezuela, se hablaba del referendo en ese país.

En blogs sobre periodismo y medios el tema se coló por supuesto. Se venía colando ya, contagiados como gran parte de la intelectualidad mediática. La mayoría tuvo algo que decir desde el incidente con Juan Carlos de Borbón.

Y está bien. Lo que pasa fuera de las fronteras tiene que importar, no vivimos en islas. El concepto de soberanía está en entredicho, la interdependencia es ya una obviedad y pareciera que la idea de Patria Grande vuelve a estar vigente en este subcontinente virado a la izquierda, según analizan algunos la corriente anti neoliberal que anda por aquí.

Y sobre esa punta del iceberg que se asomó en la imagen acabada de Ingrid Betancourt, símbolo de la tragedia humanitaria que se vive en ese rincón de esta Patria Grande, ¿qué se dijo?

Recuadros y fotos impactantes de la ex- candidata, su carta terrible y conmovedora, dimes y diretes en contra de Uribe, en contra de esos delincuentes que son las FARC, a favor de Chávez, llamados de humanidad, Sarkozy, etc, etc.

Y su familia con todo el derecho, utiliza todos los recursos para llamar la atención sobre su caso, los tienen.

Pero algo falla en todo este cubrimiento… y falla lo que no se ve. Porque si esa imagen es terrible, quienes son ignorados detrás de ella multiplican por miles las tragedias individuales y convierten a Colombia en el país con la peor tragedia humana del continente. Solo tres datos:

Desde1996 han sido secuestrados 23.401 colombianos. Hoy siguen en cautiverio 3.203 personas. De ellos solo 776 se le atribuyen oficialmente a las FARC.

En la actualidad Colombia es el país con mayor número de desplazados internos (3’000.000) en el mundo, superando a Irak! (1’800.000) y a Sudán (1’300.000).

El Plan Colombia además posibilitó la entrada campante y oficial de los Estados Unidos en el país – y en la región – desde 1997. Solo en el 2006 Colombia recibió 632 millones de dólares en ayuda militar para la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, con todo lo que eso puede implicar. De su mano comenzaron a cumplir un oscuro papel las empresas transnacionales de seguridad.

Pero eso no se dice, valen más los intereses políticos de los líderes. Vende la imagen y la imagen que quedó fue la del despojo en que ha convertido la guerrilla de las FARC a una de más de tres mil víctimas, la más famosa, la de doble nacionalidad.

Y entonces pienso en eso de la Patria Grande. Y pienso en las páginas y páginas, horas y horas dedicadas a la derrota de Chávez y a la dignidad de la aceptación de ella. Y pocas, muy pocas palabras de reflexión, de solidaridad, de movilización y análisis dedicadas a la gran tragedia suramericana del secuestro y el desplazado. Y en los blogs especialmente, donde la agenda no la imponen los grandes medios, muchas menos palabras aún. Practicamente ninguna. Ni siquiera en los dedicados especialmente a la política internacional en donde Irak, Pakistán, China e incluso Kurdistán han tenido dedicadas algunas palabras.

Patria Grande…

Ayer en el blog El Club del Fernet me llamaron la atención sobre ella. Y aunque para mí las dos palabras me remitieron inmediatamente al programa de legalización migratoria del gobierno tras la tragedia en una fábrica clandestina en marzo de 2006, sospecho que el blog no se refería a dicha política oficial.

Se refería a pensar en Latinoamérica como una unidad, sin un adentro y un afuera dentro de sus fronteras. La idea, creo, que desarrolló Jorge Abelardo Ramos:

“…Nadie ignora que la Patria Grande, vale decir la herencia hispana-lusitana que hemos recogido los latinoamericanos como propia, ha sido fragmentada por obra de dos factores determinantes: uno de ellos son los intereses extranjerizantes de las oligarquías portuarias de toda América Latina y el otro es la intervención decisiva que han puesto en nuestra impotencia y balcanización las grandes potencias imperialistas. La alianza de las oligarquías internas y de los imperialismos externos procuró desde los tiempos de San Martín y Bolívar separar a las partes territoriales que habíamos heredado de España y Portugal, porque de ese modo las repúblicas insulares podían ser mas fácilmente dominadas que una gran entidad confederada como la que tuvo la posibilidad de realizar la sociedad norteamericana.”

Patria Grande… ¿Cómo aspirar a ella, como dice Ulises Dumond en su blog del Fernet, si algo que la carcome es ignorado tan campantemente? Incluso cuando la coyuntura la trae de manera tan cruda ante nuestras caras.

No hay derecho…

Apareció la prueba de vida…

ingridbetancourt6.jpg

BBC Mundo | América Latina | “Pruebas de vida” de Ingrid Betancourt

De acuerdo a declaraciones de Juan Carlos Lecompte, esposo de Ingrid Betancourt, la familia solo conoció el video por televisión cuando Luis Carlos Restrepo, Comisionado Presidencial para la Paz, lo dió a conocer alrededor de la una de la mañana en rueda de prensa. Los casetes fueron incautados a tres presuntos miembros las FARC capturados en un operativo en Bogotá a las 6:30 de la tarde de ayer.

Todo el material está bajo control legal y no pueden ser entregado, pero sí consultado por familiares y medios de comunicación. Una concesión por razones humanitarias.

Además de los videos, entre cartas de otros secuestrados, hay una de la ex candidata a su madre Yolanda Pulecio, quien podrá leerla solo si se presenta ante el ente investigador, la Fiscalía General de la Nación.

Ni una palabra personal, ni una llamada directa previa, ninguna consideración con los familiares de los secuestrados… Solo un proceso de negociación política… Solo sujetos de canje, no madre, no padre, no esposa, no esposo , no hija..

No hay derecho…

mosaicosecuestro1.jpg